domingo, 29 de enero de 2017


En los últimos años, la existencia de comportamientos agresivos de distinta naturaleza en las relaciones de noviazgo ha sido constatada en numerosos trabajos de investigación.

Los factores
 que determinan este tipo de comportamiento son de diversa índole, aunque destacan:

- Socioculturales. Se relacionan con situaciones de machismo o de creencia en la superioridad de un género sobre otro.
- El tipo de relación. El grado de compromiso entre los miembros de la pareja y el tiempo que llevan de relación influyen en de un modo inverso en las situaciones de violencia. Así, a menor grado de compromiso y tiempo de relación de noviazgo, existe un mayor número de conductas violentas.

En general, los varones sufren más abusos psicológicos y las mujeres mayoritariamente son víctimas de abuso y acoso sexual respecto a los hombres.

Este tipo de abusos adoptan las siguientes formas:

a) Amenazar con terminar la relación de noviazgo si su pareja no accede a sus deseos o demandas.
b) Aislar a la pareja de su entorno habitual de relaciones familiar y/o sociales
c) Provocar un cambio en las costumbres y rutinas de la pareja.
d) Restringir/limitar la libertad de movimientos de la pareja.
e) Maltrato psicológico de diversa índole: humillar, ofender, insultar, menospreciar....
f) Insistir verbalmente en mantener relaciones sexuales a pesar de que su pareja no las desee.
g) Utilizar alcohol/drogas para terminar con la resistencia de su pareja a mantener relaciones sexuales.
h) Uso de violencia y fuerza física para mantener relaciones sexuales.
i) Maltrato físico en situaciones de disputa.

Quienes trabajamos en el ámbito de la salud mental y con poblaciones de jóvenes asistimos en los últimos años a un incremento en las situaciones de violencia entre adolescentes y jóvenes, que podría ser explicado por los siguientes condicionantes:

Inmigración. La llegada a España en los últimos años de miles de inmigrantes provenientes de países en los que la mujer tiene en la sociedad un papel secundario o supeditado al hombre, ha provocado un retroceso en los avances conseguidos en el ámbito de la igualdad de género en nuestro país. Algunas costumbres o códigos de conducta extranjeros -profundamente machistas-, han sido asimilados e incorporados en nuestra sociedad, provocando un retroceso en parte de lo conquistado por la mujer en la época de la transición española. Esos cambios se han ido produciendo afectando no sólo a la conducta externalizante sino también a las actitudes y pensamientos de muchas jóvenes, que relacionan las situaciones de machismo (celos, dominancia) con el interés romántico de sus parejas ("tiene celos porque me quiere", "me controla porque me ama")

- Economía. La crisis económica que padece nuestro país desde hace varios años, ha afectado a todos los tipos de violencia doméstica y abuso de sustancias, debido a factores como la precariedad y la consiguiente pérdida de bienestar económico.

Fracaso escolar. El aumento en las cifras de fracaso escolar y abandono escolar temprano, provoca un aumento alarmante en las conductas de violencia juvenil de diversa índole. Jóvenes que antes se encontraban escolarizados hasta una edad más tardía, están ahora en las calles, en los parques, reunidos con otros jóvenes de su edad, sin objetivos académicos ni laborales. Esta situación afecta a los jóvenes de un modo muy negativo tanto a nivel psicológico como social, dando lugar a situaciones de pre-delincuencia o delincuencia propiamente dicha.

0 comentarios:

Publicar un comentario