jueves, 2 de febrero de 2017

Sigo sin entender como es posible que quede suelto un condenado a 514 años de cárcel, en tan solo veinte años. Sobretodo cuando estamos hablando de un violador. Que alguien me explique que ha hecho este HdP para estar tan pronto libre, sin más. ¿Es que ya se ha rehabilitado? No me hagan reír, ya que soy de los que piensa que este tipo de individuos siempre serán violadores. No se pueden curar por que no es una enfermedad, es su forma de ser. Gente con trastornos síquicos de inferioridad ante las mujeres, de acomplejados que pagan sus desequilibrios mentales haciendo el mayor daño posible. Y por eso violan, de esa forma hacen un gran daño y por un momento se sienten superiores. Así que por favor, que no nos cuenten historias sobre que escoria de esta calaña se puede curar o rehabilitar. Mas cuando estamos hablando del mayor violador de la historia moderna de España, el llamado violador de Pirámides.

Hace dos sábados fue puesto en libertad, Arlindo Luís Carvalho Corvero de 51 años. Conocido como el violador de Pirámides, condenado a 514 años de prisión por más de 30 violaciones y varios delitos de agresiones sexuales y robos. O eso fue lo que se le pudo imputar, ya que confesó más de 140 violaciones en diez años. Este individuo fue detenido en el 97 en casa de sus suegros, estaba casado y con dos hijos. Cuando le detuvieron solo dijo una frase, "ya era hora de que me cogieran." Fuentes policiales contaron a El País lo siguiente: Los policías que han interrogado a Arlindo le recuerdan como un hombre con un acusado complejo de inferioridad que se describió a sí mismo como un tímido. De origen humilde, sus demonios nacieron en el colegio. Allí, según contó Arlindo, se sentía continuamente vejado por su pobreza. Las chicas -"todas eran unas pijas", afirmó el detenido -se reían de él. Nació entonces un odio frío, lento, implacable. De nada sirvió su matrimonio ni el nacimiento de su hijo. Arlindo odiaba. Quería venganza.A diferencia del resto de violadores que atacan en lugares solitarios, a escondidas, Arlindo buscaba a las mujeres en sitios transitados, como las bocas de metro, las paradas de tren y las puertas de hipermercados. No se conformaba, siempre según fuentes policiales, con esperar. Por el contrario, seleccionaba a sus víctimas. Luego recorría con ellas un buen trecho entre decenas de transeúntes hasta alcanzar un descampado donde las violaba. "Es el mayor violador de la historia de España", comentaba la policía, que declinó facilitar su identidad completa o su fotografía para evitar el sufrimiento de su familia. "La esposa, al descubrir que su marido era un violador, se derrumbó. No he visto en mi vida a nadie tan hundido por la ignominia", dijo un agente.

Al parecer cuando más violaba era cuando iba a buscar a su mujer al trabajo en la zona de Pirámides en Madrid. Llegaba tres horas antes de la hora de salida de ella y se dedicaba a lo suyo, a lo que es. Siempre y cuando encontrara chicas de entre 17/22 años, la edad en que supuestamente le empezaron a rechazar. Y así durante diez años. ¿Alguien cree qué este cabrón puede estar libre? Pues yo no. Tenemos varios casos recientes que confirman que es un error, un peligro para las mujeres. Recordaré el caso del violador de Igualada, que después de 15 añosle empezaron a dejar salir algunos fines de semana por buen comportamiento y el Hijo de puta volvió a violar. Y como este caso hay muchos más.

En mi opinión hay que reformar ciertas leyes penales, está claro que no sirven. Yo me plantearía la cadena perpetua para casos de violadores, pederastas, o terroristas. Sería caro, sí. Pero prefiero pagar impuestos por mi seguridad y la de los míos, a que sea para mantener a otro tipo de cosas que no nos benefician en nada.


Luis

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada