Cuando advertimos que para producir necesitamos obtener autorización de quienes no producen nada; cuando comprobamos que el dinero fluye no hacia quienes comercian con bienes sino a quienes trafican con favores; cuando percibimos que muchos se hacen ricos por el soborno y la influencia política y no por el trabajo y que las leyes no nos protegen contra ellos sino que, por el contrario, son ellos quienes están protegidos contra nosotros; cuando reparamos en que la corrupción es recompensada y la honradez es un auto sacrificio, entonces podremos afirmar, sin temor a equivocarnos, que nuestra sociedad está condenada.

"La Rebelión de Atlas"

Ayn Rand

Contacto



¿Tienes un Blog?

¿Quieres unirte a la #RED?

Si tienes un blog y te gusta comentar la actualidad política, únete a la Red de Blogs Comprometidos.

Envíanos tu nombre, dirección de e-mail y la dirección de tu blog, te atenderemos gustosamente.